• PSICOLOGÌA Y PSICOTERAPIA (segunda Parte)

    Dr. Martin, Deidre Bobgan y T.A. McMahon - Febrero 2018

    La Psicoterapia profesional, con sus psicologías subyacentes, es cuestionable en el mejor de los casos, perjudicial en el peor y como mínimo es una falsificación espiritual. Por un lado existe suficiente evidencia bíblica y científica para suspender o eliminar la industria

    Leer más
  • PSICOLOGÍA Y PSICOTERAPIA (Primera Parte)

    Dr. Martin, Deidre Bobgan y T.A. McMahon  /  Enero 2018
     
    De acuerdo con el Diccionario de Merriam-Webster, la psicología es definida como  "la ciencia de la mente y del comportamiento".  ¿Es la psicología una ciencia?  Bueno, sí y no, dependiendo del entendimiento del término "ciencia". Si uno considera el estudio
    Leer más
  • RECONCILIACIÓN

    T.A. McMahon  -   Diciembre 2017
     
    "Y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz.  Y a vosotros también, que erais en otro tiempo extraños
    Leer más
  • SABER LO QUE CREEMOS Y POR QUÉ

    Dave Hunt - Noviembre 2017.
    Fue publicado anteriormente en Agosto 1991


    Cuando vemos una y otra vez en el Nuevo Testamento define y defiende el verdadero evangelio y condena los evangelios falsos. También podemos ver el porqué del caso: la batalla por las almas que existe entre la verdad de Dios

    Leer más
  • ¡BENDIGA A DIOS!

    T.A. McMahon - Octubre 2017
     
    "Bendice alma mía al Señor; Y bendiga todo mi ser su santo nombre"(Salmo 103:1).
     
    ¿Qué significa "Bendecir al Señor"? ¿Qué significa "bendecir"? Este último término es un poco más fácil de definir que el anterior, pero cuando se trata de definiciones, especialmente de los
    Leer más
  • LA ASCENDENTE OPOSICIÓN AL CRISTIANISMO - PARTE 2

    T.A. McMahon  - Septiembre 2017

    Solía ser que si uno quisiera una confirmación de lo que Dave Hunt y yo estábamos escribiendo acerca de los cambios espirituales que observábamos y que tenían lugar en los Estados Unidos y, más concretamente en el Cristianismo, hablábamos con misioneros quienes habían regresado después de

    Leer más
  • LA ASCENDENTE OPOSICIÓN AL CRISTIANISMO - PARTE 1

    T.A. McMahon - Agosto 2017

    Hace varios años cuando comencé a hablar en conferencias de profecía, yo estaba intrigado por el hecho de que durante las sesiones de preguntas y respuestas del panel, siempre había algunas preguntas relacionadas con el Anticristo. Fue un poco inquietante, probablemente porque sabía poco sobre esa

    Leer más
  • ¿CÓMO ESTÁ TU CAMINO CON EL SEÑOR?

    T.A. McMahon  - Mayo 2017   
     
    "Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres."  (Juan 8:31-32).   
    Hace años, nosotros aquí en las oficinas de esta publicación, tuvimos un miembro de la Junta que también pastoreaba una iglesia
    Leer más
  • EL MAPA DEL CAMINO A ARMAGEDON

    as45o EL MAPA DEL CAMINO A ARMAGEDON
    por Dave Hunt - Enero 2004
     
    El cuarteto de Bush, Putin, la ONU y la UE (Unidad Europea), está determinado, por medio de una división de territorio, a traer una justa y duradera paz” en el medio oriente entre Israel y sus vecinos.  Suponiendo
    Leer más
  • RAÌCES HEBREAS Y LA LEVADURA DE LAS OBRAS DE SALVACIÓN - SEGUNDA PARTE

    cru0054 T.A. McMahon / G. Richard Fisher  - Marzo 2017   
     
     
    "No deshecho la gracia de Dios; pues si por la ley fuese la justicia, entonces por demás murió Cristo" (Gálatas 2:21).
     
    Hay una gran cantidad de frustración acerca de la "gracia de Dios" por aquellas personas involucradas en el
    Leer más
  • EL MISTICISMO Y LA RELIGION DEL MUNDO QUE YA SE AVECINA - TERCERA PARTE - PROTECCIÓN ESPIRITUAL

    T.A. McMahon - Enero 2017   
     
    "Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes....  Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el
    Leer más
  • EL REY DE LOS JUDÍOS

    Dave Hunt / Diciembre 2016 
    (Publicado por primera vez en Diciembre de 1999)
     
     
    En esta época del año, personas que por lo general dan poco o ningún pensamiento a Dios o a Cristo dan una importancia superficial a la idea que hace más de 1,900 años Jesús nació en
    Leer más
  • EL MISTICISMO Y LA RELIGION DEL MUNDO QUE YA SE AVECINA - SEGUNDA PARTE

    T.A. McMahon - Noviembre 2016
     
    Como se señaló en la primera parte de estas series, hay una Futura Religión Mundial (FRM) que está avanzando rápidamente. Uno de los elementos significativos que acelera su crecimiento es el misticismo, que es un sistema de creencias que rechaza en última instancia las enseñanzas
    Leer más
  • EL MISTICISMO Y LA RELIGION DEL MUNDO QUE YA SE AVECINA - PRIMERA PARTE

    T.A. McMahon / Octubre 2016
       
    "Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de
    Leer más
  • EL DIOS DE JACOB, EL DIOS DE ISRAEL (Segunda Parte)

    Por Dave Hunt - Septiembre 2006

    El mes pasado mencionamos que el único Dios verdadero, el Creador del Universo y de todas las cosas - el Dios de la Biblia - ha conectado Su nombre y ha atado Su integridad a Israel. Y aún así muchos evangélicos, incluyendo muchos líderes conocidos, insisten que

    Leer más
  • ENTONCES ¿CÓMO PODREMOS VIVIR?

    T.A. McMahon - Julio 2016
       
    La Biblia es un libro increíble. Aunque esto es cierto, el decir esto de la Biblia no es insuficiente. Todos los elogios se quedan cortos; no hay adjetivos que se pueden acercar lo suficiente para hacerle  justicia. Pero eso no debe sorprendernos, ya que
    Leer más
  • LA MISION DEL LLAMAMIENTO BEREANO: CONTROLAR EL DAÑO

    T.A. McMahon - Junio 2016

    En los últimos seis meses he visitado varios países y he tenido el privilegio de trabajar con misioneros y ministrar a sus congregaciones. Estoy en un estado continuo de admiración al observar las obras que realizan los misioneros creyentes en la Biblia y al mismo tiempo

    Leer más
  • EL MISTICISMO DE LA NUEVA ERA - ALGO NADA NUEVO III

    T.A. McMahon - Mayo 2016

    En su libro 2006, "Yoga y el cuerpo de Cristo", Dave Hunt observó que había más de 500,000 referencias en la página web de Google refiriéndose a las "iglesias Cristianas y el yoga". Hoy, esa búsqueda ¡trae más de 10 millones! En la segunda parte de

    Leer más
  • EL MISTICISMO DE LA NUEVA ERA II

    ALGO NADA NUEVO

    T.A. McMahon - Marzo 2016

    El movimiento de la Nueva Era parece que se hubiesen desvanecido desde que entró en escena tan vigorosamente en la década de 1970. En realidad, no se ha desvanecido, sino que se ha camuflado dentro de la sociedad. Muchas de sus enseñanzas y

    Leer más
  • EL MISTICISMO DE LA NUEVA ERA

    EL MISTICISMO DE LA NUEVA ERA - ALGO NADA NUEVO - Primera Parte 
    T.A. McMahon - Febrero 2016
       
    A mediados de la década de 1970, Dave Hunt escribió un libro que relataba la vida de Pablo Gupta, un Cristiano converso y fundador del Instituto Bíblico de Indostán. Esa biografía incentivó a
    Leer más
  • ¿TENEMOS ALGUNA ESPERANZA?

    T.A. McMahon - Enero 2016

    ¿Tenemos alguna esperanza? Hay muchas maneras que podemos considerar esa pregunta. Por ejemplo, probablemente todos hemos escuchado a alguien decir, "Usted no tiene esperanza", cuando las probabilidades de lo que se espera son abrumadoramente contra él. Hay apelaciones de última instancia, referidas a veces como "oraciones

    Leer más
  • EL ENIGMA DEL CALVINISMO

    T.A. McMahon - Diciembre 2015  
           
    El Calvinismo, desde mi primer contacto con sus enseñanzas y prácticas hasta el día de hoy, no ha dejado de ser un enigma para mí. De hecho, cuanto más he aprendido sobre el tema, resulta ser aún más desconcertante. Algunos defensores
    Leer más
  • LA HOMOSEXUALIDAD Y EL REINO DEL TERROR

    T.A. McMahon - Octubre 2015  
           
    El título de este artículo puede provocar gritos de "homofobia" de parte de algunos, incluso de aquellos quienes no tienen contacto con lesbianas, gays, bisexuales y con la comunidad transexual (lesbian, gay, bisexual, transgender o LGBT).  Una persona puede llegar a
    Leer más
  • CONFRATERNIDAD: FORTIFICÁNDOSE CONTRA LA APOSTASÍA

    T.A. McMahon / Septiembre 2015 

    "Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo. Porque si cayeran, el uno levantará a su compañero; pero ¡ay del solo! que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante. También si dos durmieren juntos, se calentarán mutuamente; mas ¿cómo se calentará

    Leer más
  • VICTORIA SOBRE EL PECADO

    Dave Hunt - Agosto 2015 (Previa publicación fue hecha en Octubre 2006)


    Tratando de decidir entre el deseo sincero de servir y de honrar al Señor y al mismo tiempo confrontar el torbellino interior de las lujurias carnales y la atracción seductora de los placeres mundanos y correspondiente honores, muchos Cristianos

    Leer más
  • LA BRUJERÌA: MARCANDO EL COMIENZO DE UNA ETERNIDAD "GOZOSA" SIN CRISTO

    T.A. McMahon - Julio 2015
           
          Hace unos años tuve el maravilloso privilegio de ministrar a una anciana que estaba a punto de ser operada de cáncer. No fue una cirugía de vida o muerte, pero debido a su avanzada edad definitivamente existían obvias preocupaciones.
    Leer más
  • EL ÚNICO ANTíDOTO: EL PODER DEL ESPÍRITU

    T.A. McMahon - Junio 2015

    Estos son tiempos difíciles para todo Cristiano nacido de nuevo. La apostasía parece estar aumentando exponencialmente. Los Cristianos bíblicos están teniendo una mayor dificultad para encontrar iglesias que predican y enseñan las Escrituras. Adiciones a la Palabra de Dios han capturado la imaginación de un creciente

    Leer más
  • CONOCIENDO A NUESTRO DIOS TRINO

    T.A. McMahon - Mayo 2015

    La doctrina acerca de la Trinidad (las tres personas de la divinidad) no es algo que cualquier individuo con su capacidad limitada pueda comprender plenamente. El concepto está más allá del alcance de nuestras mentes mortales. Sin embargo, Dios ha dado a la humanidad una gran

    Leer más
  • ¿REAVIVAMIENTO O APOSTASÍA?

    Dave Hunt - T.A. McMahon - Abril 2015

    Sabiendo que estamos en lo último de los últimos días y teniendo en cuenta el inminente Rapto como una verdadera esperanza, nuestros pensamientos deberían dirigirse (y deberían hacerlo) a las señales que Cristo dijo que anunciarían la cercanía de Su regreso. Las señales que

    Leer más
  • El Yo: Problema Número Uno de la Humanidad

    T. A. McMahon - Marzo 2015

    Los puntos de vista de hoy en día sobre el "yo" como mínimo son confusos. El mundo tiene una cantidad de opiniones al respecto. Todos enseñan la importancia de que uno tenga una actitud positiva acerca de si mismo. La Biblia por otra parte, no

    Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30

PSICOLOGÌA Y PSICOTERAPIA (segunda Parte)

Dr. Martin, Deidre Bobgan y T.A. McMahon - Febrero 2018

La Psicoterapia profesional, con sus psicologías subyacentes, es cuestionable en el mejor de los casos, perjudicial en el peor y como mínimo es una falsificación espiritual. Por un lado existe suficiente evidencia bíblica y científica para suspender o eliminar la industria de la psicología secular y al mismo tiempo también eliminar la industria de la "Psicología Cristiana." Por otra parte, no somos lo suficiente ingenuos para creer que la abrumadora cantidad de evidencia científica apoyando su eliminación, será tenida en cuenta por la mayoría de los cristianos.

Lamentablemente, muchos no están interesados en leer acerca de la evidencia bíblica y científica porque, contradice sus suposiciones ya establecidas acerca del asesoramiento (o consejería) psicológica. Según la investigación, no sólo es la psicoterapia menos eficaz de aquello que pretende ser, pero en muchos casos incluso es perjudicial. Después de examinar numerosos estudios de eficacia de la psicoterapia, el profesor universitario e investigador, quien es ampliamente reconocido y cuyo nombre es Dr. Robyn Dawes nos dice, "no existe evidencia positiva que apoye la eficacia de la psicología profesional". Dawes continúa diciendo "al evaluar la eficacia de la psicoterapia nos ha llevado a concluir que los profesionales psicólogos no son mejores psicoterapeutas que quienes no han recibido un entrenamiento mínimo e inclusivo; también se les puede comparar con aquellos que no han recibido ninguna clase de entrenamiento; así que podemos concluir en que estos profesionales son simplemente más caros".

En realidad, el Dr. Lawrence LeShan, cuando era presidente electo de la Asociación Humanista de Psicología dijo: "La Psicoterapia puede conocerse en el futuro como el mayor engaño del siglo veinte".

Aunque el ministerio bíblico del alma ha existido durante miles de años, la psicoterapia es algo relativamente nuevo. Han sido solamente en la segunda mitad del siglo veinte que Cristianos empezaron a confiar en la psicología más que en la Biblia en resolver los problemas de la vida. Como resultado, la psicología, ha desplazado gran parte del Cristianismo y el cuidado de las almas. Incluso para los cristianos, la psicoterapia y sus psicologías subyacentes han contaminado el ministerio puro de la Palabra de Dios y la vida de Cristo en el creyente.

Hoy en día muchas personas entusiásticamente creen que las teorías de orientación psicológica, camufladas con una amplia variedad de estilos y colores, contienen los secretos y respuestas para ayudar a la atribulada alma. Su confianza en el poder curativo de la psicoterapia ha aumentado, a pesar de la ausencia de una prueba substancial de cualquier grado de efectividad. Persuadidos por las afirmaciones de los psicoterapeutas, la gente no llega a cuestionar la validez de esas afirmaciones, se niegan a examinar la investigación de esta supuesta ciencia, y ciegamente creen en los mitos populares acerca de la psicoterapia.


En nuestras encuestas locales y nacionales, hemos encontrado que la gran mayoría de las iglesias envían a sus feligreses que tienen problemas, ya sea familiares, conyugales o personales, a estos licenciados profesionales. Unos 60 años atrás, no existía tal referencia de una iglesia a una oficina de psicoterapeuta, porque en ese entonces no existían estos licenciados psicoterapeutas. Pero ahora la iglesia que no consulte a un licenciado terapeuta o haga uso de sus libros, es una gran excepción.

¿Cuál es el problema con estos pastores que están apartando a sus feligreses de los oráculos de Dios y enviándolos a las oficinas de éstos usurpadores de Dios? Lo más desconcertante en todo esto es que enviando gente a psicoterapeutas éstos pastores y otros ministros en la iglesia están, en efecto, negando la suficiencia de la Palabra de Dios y del Espíritu Santo para ministrar en las pruebas, tribulaciones y sufrimientos, ¡que indudablemente son cosas que debemos enfrentar en la vida!

La iglesia posee grandes y divinas promesas de Dios, las cuales están contenidas en Su Palabra, y que siempre triunfa sobre el prestigio actual, y las promesas y declaraciones de los psicoterapeutas, pero hay muchos líderes cristianos y organizaciones que, por sus acciones, aparentemente no creen en esto. Sus actos contradicen sus afirmaciones en la creencia y en la suficiencia de las Escrituras.

Hemos dicho repetidas veces que los cristianos no deben convertirse en psicoterapeutas. Tampoco deben los cristianos consultar a los psicoterapeutas para ayuda. A pesar de nuestras advertencias, y con todo lo que hemos proporcionado en apoyo bíblico y científico, los cristianos continúan convirtiéndose en psicoterapeutas y continúan usando sus servicios.

Todos los psicoterapeutas licenciados han sido educados en la clínica de psicología, de donde proviene la psicoterapia (asesoramiento o consejería psicológica). Cuando ellos aconsejan, deben hacerlo según su formación psicológica secular y de acuerdo a su licencia. Cada estado otorga licencia a sus psicoterapeutas, con los dos títulos más populares que son Psicólogo Clínico y Matrimonio y Terapeuta Familiar. La norma que los psicoterapeutas deben seguir es que ellos tienen que practicar su profesión de acuerdo a los requisitos educativos estipulados en la concesión de sus licencias. Un Psicoterapeuta que es licenciado por el estado y que es honesto no puede convertir la relación de terapeuta/cliente en una sesión Cristiana, ya que eso sería un uso deshonesto de la licencia y podría conducir a la suspensión de la licencia.

Cualquier psicoterapeuta licenciado por el estado debe servir a clientes sin discriminación. Eso significa que un cristiano que está autorizado por el estado a ser un psicoterapeuta debe realizar servicios profesionales a parejas casadas ya sean lesbianas, homosexuales casados o solteros, satanistas, líderes sectarios, etc. Por ejemplo, si una pareja homosexual que está casada viene a un psicoterapeuta licenciado por el estado para consejería, el psicoterapeuta debe hacer todo lo posible, de acuerdo a su entrenamiento profesional, para ayudar a esta pareja de homosexuales a vivir más felices en su estado matrimonial. Algunos de estos Psicoterapeutas Cristianos suelen decir que ellos estarían dispuestos a perder su licencia antes de hacer eso. Sin embargo, para empezar, ningún cristiano debería ponerse en esa situación.


Desde el principio de la Iglesia Cristiana siempre ha habido un método y un ministerio para tratar con los problemas mentales/emocionales. El método dependía de la Palabra de Dios, que describe la condición del hombre y el proceso de alivio para mentes atribuladas. El Ministerio en la iglesia primitiva era un Ministerio de Oración y Sanidad, que trata todos los trastornos mentales y emocionales. Todo este proceso era conocido como la "cura de almas". John T. McNeill, en "Una historia de la cura de almas" describe este ministerio como "el tratamiento curativo y sostenimiento de las personas en aquellas cuestiones que van más allá de las exigencias de la vida animal".

Considerando que había un tiempo en que la iglesia creía, dialogaba y practicaba la cura de almas, es desconcertante que ahora haya cambiado su fe por una cura secular de las mentes. El Dr. Thomas Szasz describe muy hábilmente cómo surgió este cambio: "...con el alma firmemente desplazada por la mente y la mente subsumida como una función del cerebro, se habla de la 'curación de la mente'". El cerebro es un órgano físico, la mente no lo es. Con este giro semántico sutil, la mente (disfrazada como un órgano del cuerpo) fue elevada como un concepto científico y médico, en contraste con el alma, que es una realidad teológica. Se realizó una elección entre un supuesto concepto científico y un concepto teológico. La persona normal no tiene en cuenta que la mente y el alma son conceptos abstractos. Uno es una abstracción de la psicoterapia y la otra es una abstracción de la religión.

Al mismo tiempo que un órgano físico (el cerebro) fue substituido por una abstracción (la mente), otro cambio ocurrió. Mientras que la iglesia había creído que había una relación entre el pecado y las circunstancias que causaban trastornos mentales/emocionales, el psicoterapeuta introdujo el concepto médico de enfermedad para explicar dichos trastornos. Sin embargo, el sufrimiento mental no es sinónimo de enfermedad, sólo hemos sido engañados a pensar que sí lo es. Aceptamos fácilmente la palabra "enfermedad" para referirse a problemas mentales y emocionales ya que era la "amable" y "compresible" manera usada para encubrir la responsabilidad moral — la nuestra al igual que la de ellos.

Existe un problema grave cuando las personas confunden las emociones con un agregado celular (algo biológico) y el pecado con una enfermedad. Tal confusión de palabras conduce a un pensamiento erróneo. Esta misma confusión y error prácticamente terminaron con el ministerio de "cura de almas" en la iglesia. A través de un truco semántico, la mente se confundió con el cerebro, y la denominación errónea de enfermedad sustituyó el concepto de pecado. De esta manera todo el proceso subjetivo, teórico de la psicoterapia se refugió muy cómodamente en el reino de la ciencia y de la medicina. En realidad, la psicoterapia es erróneamente calificada como medicina y es como ciencia una impostora. Con el aumento en la psicoterapia, se observó un descenso en la cura pastoral de las almas, hasta que ese ministerio es ahora casi inexistente.

El Cristianismo es más que un sistema de creencia o un credo teológico. El Cristianismo es fe en un Señor viviente y en Su residente Espíritu Santo. El Cristianismo involucra la vida entera: cada día, cada acción, cada decisión, cada pensamiento y cada emoción. Uno no puede tratar adecuadamente a un cristiano aparte de la presencia permanente de Cristo. Tampoco debe uno separar la parte mental y emocional de la fe Cristiana.


Los verdaderos cristianos, quienes tienen el Espíritu Santo de Dios viviendo en ellos, son seres espirituales; necesitan soluciones espirituales, no sólo intentos psicológicos tratando de resolver el problema. Sin embargo, por mucho tiempo los cristianos han acudido a la iglesia para responder sus preguntas teológicas y han acudido a otros lugares para obtener respuestas a los problemas de la vida.

Se puede comprender que el mundo rechace el Agua Viviente cuando trata de entender y ayudar a individuos quienes están sufriendo con problemas de la vida. Sin embargo, así como el mundo rechazó las respuestas bíblicas, la iglesia comenzó a dudar de su propia doctrina del pecado, de salvación, y santificación en el área de problemas y de relaciones personales. Muchos ministros incluso han dejado su ministerio pastoral para convertirse en psicoterapeutas licenciados.

En los últimos sesenta años, la teoría psicológica ha usurpado el lugar de la práctica espiritual e incluso los cristianos han adoptado la psicoterapia y no la santificación como un medio de resolver los problemas del alma. La Biblia proporciona una base espiritual para la salud mental y emocional y una solución espiritual para los trastornos mentales y emocionales que han sido causados por causas que no son orgánicas. La verdadera salud mental implica la salud espiritual y moral, así como el bienestar emocional. Es imperativo que los cristianos tomen un enfoque renovado en la Biblia y en lo que Dios ha hecho disponible para la salud mental, emocional y para la sanidad. Nunca nadie ha demostrado que la psicoterapia produce mejores resultados que el ministerio bíblico de la iglesia desde el día de Pentecostés hasta el tiempo presente.

La Biblia es el único documento autorizado y que es suficiente cuando se trata de cuestiones del alma. Dios mismo creó los seres humanos. No sólo les dio una alma, sino también les dio Su Palabra con respecto a asuntos del alma, incluyendo "todas las cosas que pertenecen a la vida y la piedad, mediante el conocimiento de lo que nos ha llamado a gloria y virtud" (2 Pedro 1:3). El alma misma, que no es parte física, es la vida interior de una persona, es el núcleo del ser humano. Ninguna teoría psicológica, psicoterapeuta o consejero psicológico puede ni siquiera acercarse a lo que la Biblia es capaz de hacer en relación al alma: "Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta" (Hebreos 4:12-13).

El alma reside en cada persona en su "naturaleza innata," que es común a todos los que están "en Adán" (que han heredado la naturaleza pecaminosa). El espíritu humano se hace vivo cuando las personas son "nacidas de nuevo" (Juan 1:12-13; 3:3-5) y tienen la vida de Cristo en ellos. Podemos leer esto en el libro de los Gálatas donde "el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne" (Gálatas 5:17). Esta batalla dentro de cada creyente entre la carne y el Espíritu continúa hasta que los creyentes entren en gloria con Cristo Jesús. La Palabra de Dios revela los "pensamientos y las intenciones del corazón" de cada persona. La Palabra de Dios no solamente es poderosa y autoritativa; es inspirada por Dios y suficiente para permitir a un Cristiano a vivir una vida agradable a Dios: "toda escritura es inspirada por Dios y es útil para doctrina, para reprender, para corregir, para instruir en justicia: que el hombre de Dios sea perfecto, completamente equipado para toda buena obra" (2 Timoteo 3:16-17).

La Palabra de Dios ministrada por el Espíritu Santo en la comunidad de creyentes tiene mucho más que ofrecer que la sabiduría psicológica de los hombres. El plan de Dios para salvación y santificación se presenta claramente en la Biblia. En vez de ser atraídos o adoptar la psicoterapia, los creyentes necesitan recurrir a las Escrituras, que describe lo que Dios cumple en un creyente y cómo el creyente es equipado para responder.

"Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él; arraigados y sobreedificados en él, y confirmados en la fe, así como habéis sido enseñados, abundando en acciones de gracias. Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo. Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad, y vosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad"(Colosenses 2:6-10).

En este pasaje, vemos que al igual que los cristianos reciben salvación por la gracia mediante la fe, ellos deben vivir cada día por la gracia mediante la fe. Y así como Jesús es central en la salvación en que se ofreció a sí mismo por sus pecados y les dio nueva vida, Él debe ser la parte central en nuestra vida diaria, de momento a momento. La nueva vida debe ser cimentada en Cristo y edificados en Él. Tienen que ser establecidos en la fe (las enseñanzas y doctrinas) para estar siempre al tanto de lo que Cristo ha hecho y así poder responder como corresponde. Y tienen que ser agradecidos, no sólo en forma parcial sino "abundando en eso con acción de gracias". El cristianismo no es una actividad a pasajera. Debe ser constante todo el tiempo, no solamente cuando la vida es fácil, sino también cuando la vida se pone difícil.

La Escritura en el párrafo anterior también nos advierte sobre la psicoterapia: uno no debe ser embaucado por "filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo", que arruina a los creyentes alejándolos de su dependencia en la Palabra de Cristo y de Dios. El pasaje ensalza a Cristo, en quien "habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad"(v. 9) y que es "la cabeza de todo principado y potestad". Cristo ha hecho que los creyentes sean "completos en Él". Los creyentes necesitan estimular y alentar unos a otros con estas Palabras inspiradas por el Dios de las Escrituras, porque hay una tendencia a olvidar estas verdades, tan vivificantes y esenciales.

Dos veces en el libro de Proverbios (14:12; 16:25) nos dice que hay una manera (la manera del mundo) que parece recto al hombre, pero conduce a una separación de la verdad de Dios (es decir, a la muerte). Oremos para que todos podamos tener siempre en cuenta el consejo del Señor en Jeremías 6:16: "Así dijo Jehová: Paraos en los caminos, y mirad, y preguntad por las sendas antiguas, cuál sea el buen camino, y andad por él, y hallaréis descanso para vuestra alma".  
______________________________________________________________
Dr. Martin, Deidre Bobgan y T.A. McMahon

Febrero 2018
Título en inglés: PSYCHOLOGY AND PSYCHOTHERAPY (PART 2)

PSICOLOGÍA Y PSICOTERAPIA (Primera Parte)

Dr. Martin, Deidre Bobgan y T.A. McMahon  /  Enero 2018
 
De acuerdo con el Diccionario de Merriam-Webster, la psicología es definida como  "la ciencia de la mente y del comportamiento".  ¿Es la psicología una ciencia?  Bueno, sí y no, dependiendo del entendimiento del término "ciencia". Si uno considera el estudio de la psicología como simplemente la búsqueda del conocimiento del comportamiento humano, algunos estarían satisfechos con la definición de la psicología como una ciencia.  Sin embargo, ese significado es muy vago y está bastante lejos de un real conocimiento científico obtenido a través de una metodología científica que implica la observación objetiva, pruebas, pruebas de hipótesis, inducción, repetición y verificación y en última instancia, dando por resultado un comúnmente aceptado conocimiento acumulativo. La psicología difiere en gran medida, por ejemplo, de las ciencias de la astronomía, física, química, geología y la biología, cuyo conocimiento ha sido acumulado a través de medios objetivos.
 
La psicología afirma ser una ciencia, pero no ha podido producir la documentación objetiva necesaria para probar que realmente es una ciencia. Su énfasis principal es sobre el comportamiento humano, que no puede cuantificarse en ninguna manera significativa. La naturaleza de elecciones humanas es extremadamente subjetiva, la cual implica las emociones, valores y conciencia, y que ninguna de las cuales puede ser medida; y tampoco se puede hacer eso con la mente, ya que no es una parte física de la composición humana. El problema o dilema en definir la psicología como una ciencia no sería digno de debate, excepto que el término "ciencia" ejerce gran influencia. Legítimo o no, la etiqueta de "ciencia" impresiona a las masas.
 
Existen como 100 disciplinas de psicología las cuales cubren muchas áreas desde un análisis de comportamiento aplicado a una psicología transpersonal.  La psicoterapia, o asesoramiento psicológico, o psicología clínica, es la más prevalente.   Los estadounidenses gastan más de 200,000 millones de dólares al año tratando de curar o aliviar sus trastornos emocionales y mentales,  generalmente a través de la psicoterapia.
 
La psicoterapia, que es también llamada, "la terapia verbal (o hablada)" o simplemente "terapia", es un proceso por el cual se trata de solucionar problemas psicológicos a través de una comunicación y factores en una relación entre una persona (paciente o cliente) y un profesional capacitado de salud mental.  La psicoterapia es realmente psicoherejía. Su engaño sutil abre la puerta a otras decepciones, substitución o adición de opiniones que no han sido verificadas a través de medios objetivos, opiniones de hombres que no son científicas y que son añadidas a la Palabra de Dios, y por lo tanto de esta manera, restando la confianza absoluta en la verdad bíblica acerca de Dios.   
 
La psicoherejía niega la suficiencia de las Escrituras en lo que respecta a la mente, alma y voluntad.  Esta intrusión de nociones psicológicas proviene de la sabiduría de los hombres y llega a influenciar la predicación y la práctica del Cristianismo, especialmente en cuanto a la naturaleza del hombre, cómo él vive y cómo él cambia.  Es imperativo que examinemos cómo estas ideas psicológicas pueden engañar a los cristianos. En cuanto a la aplicación de la psicoterapia a los problemas de la vida, lo que hace es socavar la fe de un creyente con respecto a los asuntos del alma. Una vez que una persona se aparta de la infalible, autoritativa y suficiente Palabra de Dios, ésta persona se hace vulnerable a decepciones en muchas otras áreas.   
 
La psicoterapia se basa en las teorías de la personalidad que son simplemente opiniones  no comprobadas y de origen ateo, agnóstico y de otra índole, no cristianos. Estas teorías no son como las teorías científicas. Son simplemente colecciones de opiniones seculares y, en muchos casos, estas creencias a menudo se contradicen entre sí. La terapia, en realidad es un proceso que simplemente requiere "hablar", lo cual incluye los problemas  del cliente o paciente y el ayudar al cliente a verse a sí mismo, desde el punto de vista de cualquier teoría en particular, que es utilizada por el terapeuta. La psicoterapia (o consejo psicológico) es el más subjetivo y por lo tanto la rama más engañosa de la psicología.
 
El "Sincretismo" es "la combinación de diferentes formas de creencia o prácticas".  Es una de las técnicas más atractivas y engañosas de Satanás, ideadas para destruir la verdadera fe y socavar la confianza del cristiano en la Palabra de Dios y su dependencia en Cristo. La psicoterapia y sus psicologías subyacentes son realmente religiosas en naturaleza y en práctica. ¡Son como agua y aceite! El eufemismo para este tipo de Sincretismo es "integración", que se produce cuando se combinan dos o más ideas o sistemas. Sin embargo, creencias psicoterapéuticas no pueden integrarse verdaderamente con la Escritura. Una trabaja con el hombre viejo en la carne (carnal); y el otro trabaja con el nuevo hombre en Cristo (espiritual). Existe una enemistad entre ambas, así como la carne y el espíritu son contrarias entre sí (Gálatas 5:17) y así como el hombre carnal está en enemistad con Dios (Romanos 8:7). No se mezclan, porque son enemigos como los ídolos de las naciones alrededor de Israel estaban en enemistad con Dios.
 
Los cristianos que mezclan la psicología con la Biblia no están practicando ni promocionando una integración ordinaria, sino un sincretismo religioso, sobreponiendo su psicología con la Biblia.  Esto en última instancia va a camuflar los sistemas religiosos psicológicos que están utilizando y también este psico-sincretismo subvierte y sustrae de la fe. La "integración" de la psicología con el Cristianismo atrae a aquellos Cristianos quienes creen que lo que se está descubriendo acerca de la mente, la voluntad y las emociones es ciencia, que es parte de la creación de Dios aún por descubrirse de la misma manera que se han hecho descubrimientos en física, química y biología. Al mismo tiempo que la psicología tergiversa su definición y se hace pasar como ciencia, sus ideas psicoterapéuticas son organizadas en teoría y muchos pastores no se dan cuenta que estas teorías científicas son simplemente otro sistema competitivo de creencia.   
 
En lugar de añadir conocimiento al conocimiento con descubrimientos más recientes sobre un cuerpo de información sólida, en este caso, un sistema contradice al otro, un conjunto de opiniones se intercambia por otro, y un conjunto de técnicas sustituye al otro. La psicoterapia cambia o se adapta con las actuales tendencias culturales. Sólo el saber que este sistema es una acumulación de unos 500 sistemas psicoterapéuticos, cada uno demandando y pretendiendo superioridad, debería disuadir a cualquier persona de pensar que tantas opiniones diversas no pueden ser científicas ni tampoco objetivas. La psicoterapia y sus psicologías subyacentes son acumuladas en una gran confusión, con su pseudo-conocimiento y pseudo-teorías resultando en una pseudo-ciencia.      
 
El sueño del hombre en poder descubrir un análisis de la naturaleza humana por medio de la ciencia y poder desarrollar un estudio científico para el tratamiento de una conducta o comportamiento inaceptable ha sido muy seductivo.   La esperanzada ciencia del comportamiento humano, prometía mucho a aquellos quienes han estado batallando para descifrar o desenredar la enorme complejidad de personalidades individuales en circunstancias complejas similares.  Por lo tanto, a través del estudio y la imaginación, los psicólogos persiguen el sueño del descubrimiento de métodos científicos de observación, y de explicar y transformar el comportamiento humano.
 
La psicología clínica y su arma activa de psicoterapia han indudablemente adoptado una postura científica. Sin embargo, desde un punto de vista estrictamente científico no han podido cumplir con los requisitos requeridos. Al intentar evaluar el estado de la psicología,  la Asociación Psicológica Americana nombró a  Sigmund Koch para planificar y dirigir un estudio que ha sido subvencionado por la Fundación Nacional de Ciencia. Este examen involucró ochenta eminentes eruditos, quienes evaluaron los hechos, teorías y métodos de la psicología.  Los resultados de este amplio estudio fueron publicados en una serie de siete volúmenes titulados "La Psicología: El Estudio de una Ciencia". 
 
Koch describe el engaño de las personas quienes representan la psicología como ciencia.  Él dice: "La esperanza de querer demostrar que la psicología es una ciencia no ha dado resultado, ya que el resultado llegó a ser indistinguible o no ser diferente de lo que ya se llama ciencia psicológica. Toda la historia posterior de la psicología puede ser vista o definida como una actividad ritualista, que lo en realidad hace es emular las formas de una ciencia, para mantener la ilusión de que la psicología en sí, es una ciencia.
 
Koch dice: "A lo largo de la historia de la psicología como ciencia, el verdadero o real conocimiento ha sido uniformemente negativo". Él afirma que gran parte de la psicología no es una disciplina acumulativa o progresiva en la que se agrega conocimiento al conocimiento. Más bien, lo que se ha descubierto por toda una generación "típicamente priva o anula  las ficciones teóricas del pasado". En lugar de refinar y especificar las más grandes generalizaciones del pasado, los psicólogos se han propuesto el reemplazarlas. Él agrega, "Creo que ahora está completamente y finalmente claro que la psicología no puede ser una ciencia coherente".  Koch sugiere, "Como el inicio de una terapia humilde, podríamos volver a bautizar la psicología y empezar a referirnos como 'estudios psicológicos'".   Y desde luego Koch critica la psicoterapia por vivir bajo "la ilusión de que ya es una ciencia", cuando en realidad no lo es.   
 
Otra razón por la cual la psicoterapia no puede legítimamente llamarse una ciencia coherente es porque intenta contender con profundas complejidades humanas que no pueden ser observadas directamente o ser constantemente previstas. Además, el terapeuta y el cliente son cada uno individualmente único, y su interacción añade una dimensión adicional de variabilidad. Cuando uno agrega tiempo y circunstancias cambiantes, no es de extrañar que la relación terapéutica escapa los rigores de una ciencia.  Al considerar el dilema entre ciencia y la individualidad personal, el Dr. Gordon Allport dice: "El individuo, sea lo que esta persona sea, es por sobre todo una organización internamente coherente y única de procesos corporales y mentales. Pero es ésta individualidad que la ciencia considera vergonzoso. La ciencia, se dice,  cubre un área amplia, y preferiblemente leyes universales ... la individualidad no puede ser estudiada por la ciencia, sino solamente por la historia, por el arte, o por la biografía.   
 
Podríamos añadir que el individuo no sólo escapa las fórmulas de la ciencia, sino también que desafía las descripciones de la literatura. Sin embargo, si uno debe elegir entre los dos, parece que la literatura ha revelado la humanidad en una forma más sincera. El idioma describe las complejidades de la individualidad mucho mejor que las fórmulas. El idioma y la literatura, en lugar de promulgar teorías de la personalidad y psicoterapia, lo que hacen es exitosamente  representar la naturaleza humana y dar un vistazo o vislumbrar las profundidades del alma, pero es la Biblia que mejor representa y da la verdad exacta acerca de la humanidad.
 
Hay sutilezas y similitudes entre ciertas ideas de la psicología y el Cristianismo que aumentan la vulnerabilidad y que puede motivar a la persona a ministrar psicológicamente en vez de bíblicamente. El corazón engañoso encuentra a su amigo más amigable en un evangelio adulterado, donde se da rienda suelta a la naturaleza pecaminosa del hombre y donde el hablar en forma pecaminosa puede hacerse sin restricción, sin cuestionamiento o prueba. Por esta razón los Cristianos deben pasar tiempo en la Palabra y en oración en vez de buscar respuestas a los dilemas de la vida fuera de las Escrituras y de la iglesia. Una vez más, la psicoterapia y sus psicologías subyacentes no son ciencias.  Son las especulaciones humanas sobre el alma, con una fachada seudocientífica.
 
Ha habido mucha búsqueda aparte de las Escrituras para poder encontrar maneras de ministrar al sufrimiento de los Santos, que ha producido un grupo entero de profesionales entrenados psicológicamente (o por lo menos psicológicamente contaminados) y consejeros laicos quienes están preparados para ministrar usando los caminos y la sabiduría de los hombres junto con las Escrituras, que parecen apoyar su práctica. Esto es sincretismo. Otros culpables de esta falsa integración son: 
 
1) Las escuelas Cristianas y seminarios que promocionan positivamente el uso de asesoramiento psicológico o preparan individuos para ser licenciados como psicoterapeutas, especialmente las escuelas Cristianas que tienen programas acreditados por la Asociación Psicológica Americana (APA).
 
2) Pastores u otros quienes promueven y afirman ideas psicológicas y/o refieren o envían a congregantes a psicoterapeutas.
 
3) Autores y organizaciones que promueven un entendimiento psicológico del hombre. 
 
4) Los que profesan ser Cristianos y quienes están profundamente comprometidos a esta "integración", cuyo origen es el no creer que la Escritura es suficiente para la vida y la piedad (2 Pedro 1:3).
 
La ilusión o el engaño sin embargo continúa a pesar de esta declaración por los miembros de la Asociación Cristiana para Estudios Psicológicos, un grupo que incluye a psicólogos y consejeros psicológicos que profesan ser Cristianos: "muchas veces nos preguntan si somos  'Psicólogos Cristianos' y resulta difícil de contestar, ya que no sabemos lo que implica la pregunta. Somos cristianos, los cuales somos psicólogos, pero en realidad no hay ninguna Psicología Cristiana que sea aceptable y que sea radicalmente diferente a una psicología que no sea Cristiana o secular.  Es difícil el dar a entender, que nosotros funcionamos  en una manera que es fundamentalmente diferente de nuestros colegas seculares (o no cristianos).
 
No estamos cuestionando la fe de los cristianos, que como psicoterapeutas, pastores y líderes de la iglesia, apoyan la psicoterapia y la psicología clínica.  Somos críticos, sin embargo, de su práctica y apoyo para estas actividades que niegan la suficiencia de las Escrituras. La Palabra es verdad; las teorías y prácticas de la psicoterapia que hablan en lugar de la Palabra de Dios escrita y de sus promesas, son falsificaciones. Esta mezcla de la psicología secular y el Cristianismo con sus nefarias consecuencias de haber corrompido la fe, ha llegado a tal apogeo, que aquellos que son conocedores de la verdad no hacen lo que es debido, es decir, predicar o enseñar la verdad del evangelio. Hay muchos pastores y líderes de la iglesia que creen lo mismo que nosotros, en lo que se refiere a la psicoterapia, pero no toman la iniciativa en alertar a la congregación de este compromiso religioso falso de la verdadera fe en la Palabra de Dios. A menudo hemos desafiado a cristianos que creen como nosotros en cuanto a la psicoterapia, para que pregunten a sus pastores si ellos tienen algún problema en referir o enviar a aquellos que tienen problemas personales, a un psicoterapeuta.
 
La psicoherejía engaña al alma. O. Hobart Mowrer, en su libro titulado "La Crisis en Psiquiatría y Religión", hace una pregunta penetrante: "¿Ha vendido la religión evangélica su primogenitura por un plato de potaje psicológico?"  Los cristianos necesitan tener un objetivo, deben mirar detenidamente a su primogenitura y la confusión del potaje psicológico.  Sin una sujeción firme en la Palabra de Dios, estos llamados Cristianos se van a descarrilar y esto avanzará a medida que la decepción aumente exponencialmente en los días precedentes al retorno de Cristo.   
 
Cuando se le preguntó sobre el tiempo de Su regreso, Jesús dijo: "Mirad que nadie os engañe". ¿Cuán profundamente engañados están esos cristianos que están buscando ayuda en la psicoterapia y sus psicologías subyacentes? ¿Cómo serán capaces de descubrir cuánto es el engaño, si ya han mezclado las nociones psicológicas engañosas y absurdas en su comprensión de la Biblia? Dos veces en el libro de Proverbios (14:12; 16:25) nos dice que hay una manera (la manera del mundo) que parece recto al hombre, pero se separa de la verdad de Dios y conduce a la muerte.
 
Casi todos los que creen que han sido ayudados por la consejería psicológica finalmente reconocen que sus problemas mentales y emocionales no han sido resueltos ni han disminuido. En la segunda parte de estas series, confrontaremos el mito de la consejería psicológica, su supuesta eficacia y el valor de ministrar a la manera de Dios a través de la suficiencia de Su Palabra y la habilitación del Espíritu Santo (Peter 2: 1:3
PSICOLOGÌA Y PSICOTERAPIA (Primera Parte)  
Dr. Martin, Deidre Bobgan y T.A. McMahon   
 
Enero 2018
Título en inglés: PSYCHOLOGY AND PSYCHOTHERAPY (PART 1)

RECONCILIACIÓN

T.A. McMahon  -  Diciembre 2017
 
"Y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz.  Y a vosotros también, que erais en otro tiempo extraños y enemigos en vuestra mente, haciendo malas obras, ahora os ha reconciliado en su cuerpo de carne, por medio de la muerte, para presentaros santos y sin mancha e irreprensibles delante de él"
(Colosenses 1:20-22)
 
"Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación.  Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios" (2 Corintios 5:18-20)
 
Hay una serie de cosas que Dios nuestro Creador desea para su humanidad creada, y sin duda una de las principales en esa lista es la reconciliación. Ante todo, quiere que Sus seres creados, todos aquellos que se han separado de Él por el pecado, sean traídos nuevamente en comunión con Él.  Esa separación que comenzó en el Jardín del Edén cuando Adán y Eva desobedecieron a Dios. La pena era la muerte (Génesis 2:17), la muerte espiritual, inmediatamente y la muerte física, eventualmente. En ambos casos la muerte implicó una separación eterna. (Mateo 25:41).   
 
La Escritura nos dice que todos hemos pecado, un hecho que nadie puede negar honestamente, aunque los intentos de querer hacerlo están muy extendidos. Sin embargo, la Biblia revela la condición de la humanidad con absoluta claridad: "Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron" (Romanos 5:12). Se dan además las consecuencias del pecado: "pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír" (Isaías 59:2).  
 
La pena por el pecado es eterna, por lo tanto la reconciliación debe ser eterna: "y por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención" (Hebreos 9:12). Reconciliación con el Creador de la humanidad es imposible para un hombre o una mujer el poder lograrlo a través de sus propios esfuerzos. ¿Por qué? La justicia divina exige que la pena debe ser pagada y la pena es infinita: sin fin. La propia humanidad finita no puede traer reconciliación para satisfacer la justicia divina, porque el castigo es sin fin, es decir,  "eterna perdición, excluidos de la presencia del Seño y de la gloria de su poder" (2 Tesalonicenses 1:8-9). Lo que es imposible para el hombre, sin embargo, es posible para Dios (Marcos 10:27).
 
Jesús, quién es Dios, y que se convirtió en un hombre, un hombre perfecto, sin pecado, pudo (y lo hizo) pagar la pena eterna para toda la humanidad. "Y él es la propiciación por nuestros pecados: y no para nosotros solamente, sino también por los pecados del mundo entero" (1 Juan 2:2). "Pero vemos a Jesús... que por la gracia de Dios gustase la muerte por todos" (Hebreos 2:9). Como Dios, podía experimentar y pagar pena eterna; como hombre, Él podía morir físicamente, tal y cual como lo hizo en la cruz.  Aunque su pago completo por los pecados de la humanidad está más allá de nuestra capacidad de comprender, la Escritura demuestra que la realidad de su expiación es innegable. Las palabras finales de Cristo mientras colgaba en la Cruz están claras y seguras: "Consumado es".
 
El término griego utilizado para "terminar" es tetelestai. Un léxico explica: "la palabra tetelestai, la cual también era escrita en documentos comerciales o recibos, en los tiempos del Nuevo Testamento, para demostrar que un proyecto de ley había sido pagado en su totalidad... La conexión entre tales  ingresos y lo que Cristo hizo hubiera sido bastante evidente para los lectores de habla Griega durante el tiempo en que Juan vivía; sería inconfundible que Jesucristo había muerto para pagar por sus pecados".
 
El sacrificio que Cristo hizo por todos tiene solamente un requisito para lograr la reconciliación entre Dios y el ser humano. Su muerte, entierro y resurrección según las Escrituras, las cuales deben ser creídas y recibidas como pago de Jesucristo por los pecados de la persona. La fe solamente trae consigo el regalo gratuito de la salvación que otorga Dios, y cualquier cosa que uno añada a eso sería un rechazo al don insondable de Cristo que trae reconciliación.
 
Como hemos dicho, ser reconciliados con Dios es lo principal y lo más importante. Por lo tanto ¿qué podríamos decir de la reconciliación en nuestras vidas hacia otros una vez que lo "principal y los más importante" ya haya tenido lugar? "Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación" (2 Corintios 5:18). Ese ministerio, que a todos los creyentes ya se les ha dado, consiste simplemente en explicar las buenas noticias del evangelio a cada persona con quien Dios nos provee la oportunidad. El compartir las buenas noticias del don de vida eterna que libremente hemos recibido debería ser una de las cosas más fáciles de hacer para los cristianos pero, tristemente, muchos creyentes son reacios a hacerlo. Hay otro aspecto de la reconciliación que para algunos cristianos se les hace terriblemente difícil, y tiene que ver con nuestras relaciones personales.
 
Las Escrituras nos dan instrucciones y comandos con respecto a la manera en que nosotros, como creyentes, podemos poner en práctica la reconciliación en nuestras relaciones. Mateo 5:23-24 nos da un sentido de la prioridad de la reconciliación personal con otros delante de Dios: "Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda".  Parece que Dios no acepta el servicio a Él, cuando al mismo tiempo, somos desobediente a Sus mandamientos.
 
Obviamente, la reconciliación entre individuos es muy importante para Dios y los ejemplos se encuentran en toda la Biblia. Los hermanos Jacob y Esaú se reconciliaron (Génesis 33: 4). Después de aterrorizar a los creyentes, Saulo, alias Pablo, ¡fue aceptado por los cristianos que él había aterrorizado! Los Corintios se separaron del joven que tuvo relaciones con la esposa de su padre, pero después él se arrepintió y fue reconciliado con el resto de la congregación. Con respecto a esta situación, Pablo escribió: "Le basta a tal persona esta reprensión hecha por muchos; así que, al contrario, vosotros más bien debéis perdonarle y consolarle, para que no sea consumido de demasiada tristeza" (2 Corintios 2:6-7). La carta de Pablo a Filemón consiste sobre todo en su exhortación a recibir nuevamente a su esclavo escapado, Onésimo. Pablo mismo tuvo problemas con Juan Marcos, el sobrino de Bernabé, quien hizo que Pablo se separara de él. Sin embargo, esas cuestiones fueron resueltas ya que Pablo más tarde declaró, "Toma a Marcos y tráele contigo, porque me es útil para el ministerio" (2 Tim: 4:11).
 
Tal vez el mayor obstáculo en la reconciliación entre los creyentes es ser reacio, el rehusar perdonar a la persona que ofende. Por eso el Señor, conociendo el corazón del hombre, subraya la necesidad del perdón a lo largo de las Escrituras: "Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete" (Mateo 18:21-22); "Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas.  Porque si vosotros no perdonáis, tampoco vuestro Padre que está en los cielos os perdonará vuestras ofensas" (Marcos 11:25-26).
 
¿Cuáles son los factores que nos impiden obedecer los mandamientos de la Palabra de Dios? Orgullo... el yo, o el uno mismo... nuestra vieja naturaleza... por nombrar algunos. Porque el orgullo es un factor importante que nos mantiene apartados de la gracia de Dios, porque "Dios resiste a los soberbios y da gracia a los humildes" (1 Pedro 5:5).
 
¿Quién está siempre dispuesto a admitir que él o ella tiene la culpa o dispuestos a reconciliar cuando uno no es culpable? Todas las cosas que nos impiden reconciliarnos con los demás se pueden superar haciendo simplemente lo que las Escrituras nos dicen que tenemos que hacer. Si estamos dispuestos a hacer las cosas de la manera que Dios nos instruye, Él nos dará el poder para obedecerlo.  Si esto suena demasiado simple, consideremos algunas ideas que podrían ayudar a una persona a cambiar su manera a la manera de Dios. Aunque estas justificaciones no deberían ser necesarias, los ejemplos se dan realmente como medidas preventivas que están en la Biblia, advirtiendo a los lectores de las terribles consecuencias de la desobediencia.
 
¿Qué gana uno en rehusar a reconciliarse o a perdonar? ¡Nada bueno! La responsabilidad está en uno mismo. Pero el orgullo ciega al hecho de que la falta de voluntad para perdonar es autodestructiva. Rara vez tiene un efecto sobre la persona contra la cual el rencor es enfocado. Para muchos, que se niegan a reconciliarse, probablemente evoca sentimientos que alimentan su orgulloso sentimiento de superioridad. Sin embargo en el Libro de Proverbios 12:1 leemos que la persona que
rechaza la instrucción y corrección bíblica es bruta o estúpida.  Además, mientras que esos sentimientos se mantengan por un largo tiempo, más fácil será para que la raíz de amargura pueda arraigarse. Por lo menos, una mala actitud prevalecerá, que afectarán a otros, especialmente a los miembros de la familia, quienes tienen que vivir con la persona. Así vemos que nada se gana, pero mucho se pierde.
 
Lo peor de todo, el negarse a la reconciliación, lesiona la relación del creyente con el Señor. Ciertamente Dios no va a cambiar ni volverse atrás en Su declaración, que Él nunca dejará ni abandonará a un creyente (Hebreos 13:5), pero ¡aquellos que desobedecen a Dios, apenas hacen el intento de acercarse a Él! Eligiendo su propio camino, están en el proceso de la deriva lejos de Él (Hebreos 2:1; Apocalipsis 2:4) o algo peor. Versículos tales como Efesios 4:32 y Colosenses 3:12-13 no son sugerencias,  sino más bien  mandamientos, órdenes que deben ser obedecidas: "Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo".  "Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia; soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros". Aquellos quienes dicen ser creyentes, pero que se niegan a cumplir, deben tomar en serio la advertencia dada por Jesús: "¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?" (Lucas 6:46).   
 
A través de la Palabra de Dios, los creyentes son exhortados a negarse a sí mismos, poniendo a Cristo primero y luego a otros: "Porque el amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: que si uno murió por todos, luego todos murieron; y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos" (2 Corintios 5:14-15). "Cada uno de nosotros agrade a su prójimo en lo que es bueno, para edificación. Porque ni aun Cristo se agradó a sí mismo" (Romanos 15:2-3); el amor "no busca lo suyo" (1 Corintios 13:5);  "Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados, con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor, solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz" (Efesios 4:1-3). Un corazón implacable o que no perdona, está en directa oposición a estos versículos y a muchos más.
 
En mis cuatro décadas de ser un cristiano bíblico, yo he tenido que aprender acerca de la reconciliación de una manera difícil. Lo que quiere decir que lo hice a través de mis propias experiencias, en vez de simplemente obedecer lo que las Escrituras claramente nos enseñan. He perdido varios amigos durante ese tiempo por una serie de razones, ya sea a través de lo que yo hice, dije o escribí. Desde el principio mi acercamiento fue participar en la comunicación, sobre todo con el propósito de defenderme, sin prestar mucha atención si era mi culpa o no lo era.  Esa actitud nunca traía reconciliación, incluso cuando presentaba mi argumento con ayuda de las Escrituras. Por lo general el resultado final era que la relación se empeoraba.
 
Entonces ¿qué fue lo que yo aprendí?  Necesitaba hacer lo que manda la Palabra de Dios. Cuando yo era el culpable en una determinada situación, yo necesitaba arrepentirme e intentar de hacer las paces o de reconciliarme.  ¿Pero qué ocurría cuando no era mi culpa, o cuando estaba correcto bíblicamente en lo que yo había escrito y aún así un hermano tomaba ofensa a lo que yo había comunicado? Lo que solía hacer a menudo era el responder ofreciendo una diferente explicación, con el fin de explicar mejor mi punto de vista o aclarar lo que había escrito esperando una mejor comprensión. Parecía que esa era la forma correcta de hacerlo, siempre teniendo en cuenta como objetivo el hacer la reconciliación, en lugar de defender mi punto de vista. Pero incluso, cuando hice todo lo que pude para la reconciliación, muy rara vez mis intentos fueron exitosos, al menos por un tiempo.
 
Sin embargo, lo que pude aprender a través de los años me proporcionó cierta ayuda.  En primer lugar, se necesitan dos personas para la reconciliación.  Ambas partes deben estar dispuestas a obedecer las enseñanzas de la Biblia y hacer las cosas de la manera en que Dios ordena, y eso puede involucrar las instrucciones que se encuentran en Mateo 18. Si por alguna razón yo estoy dispuesto a reconciliarme, pero la otra persona no lo está, entonces no puede haber reconciliación. Eso no me excusa a que yo no haga todo lo posible a obedecer la Palabra de Dios con respecto a la situación. El no hacerlo, no agradaría a Dios ni tampoco ayudaría a traer la posibilidad de una solución a la situación. Lo que también aprendí es que cuando intentaba disputar temas en desacuerdo, sin importar cuán mansamente, muy a menudo e involuntariamente creaba obstáculos que frustraban la resolución. Mientras más "debatía" el tema, el desacuerdo parecía crecer más. En otras palabras, me di cuenta que estaba obstaculizando, lo que podría haber sido eventualmente, una reconciliación.
 
Por otro lado, ¡he experimentado unas reconciliaciones realmente milagrosas! ¿Cómo pudo haber ocurrido eso? Yo creo que esos éxitos fueron logrados cuando dejé de ser un obstáculo en los caminos del Señor, es decir que dejé de defenderme. Lo que hice fue,  entregar mis circunstancias a Dios, haciendo lo que Su Palabra dice, con Su ayuda y entregando esas situaciones en constante oración. Fue el Señor quien cambió los corazones de aquellos en la oposición hacia la reconciliación, en una manera que solamente Él podía hacerlo.  Como dice en 2 Timoteo 2:25 con respecto a aquellos en oposición, "quizá Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad". 
 
Dios conoce el corazón de todos y lo que debe hacerse para efectuar el cambio, que sólo Él puede hacer. Otros, sin embargo, no pueden saber ni tampoco hacer nada acerca de nuestros corazones, pero pueden ver como nosotros como cristianos manejamos las cosas.  La Palabra de Dios nos instruye a ser "Unánimes entre vosotros; no altivos, sino asociándoos con los humildes. No seáis sabios en vuestra propia opinión. No paguéis a nadie mal por mal; procurad lo bueno delante de todos los hombres.  Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres" (Romanos 12:16-18). Es la manera de Dios, y si alguno quiere experimentar paz en su vida, pero está apartado de Dios, debe primero comenzar el proceso de la reconciliación y con Él, ante todo.

SABER LO QUE CREEMOS Y POR QUÉ

Dave Hunt - Noviembre 2017.
Fue publicado anteriormente en Agosto 1991


Cuando vemos una y otra vez en el Nuevo Testamento define y defiende el verdadero evangelio y condena los evangelios falsos. También podemos ver el porqué del caso: la batalla por las almas que existe entre la verdad de Dios y la mentira de Satanás. Así, el destino eterno de cada persona depende aquello que uno cree. Uno no puede creer al mismo tiempo la verdad y la mentira. Incluso, aunque uno crea en Dios (¿quién es Él?) y que Cristo sea nuestro Salvador (¿qué significa eso?), si la verdad de Dios ha sido comprometida o pervertida, tal evangelio no salva sino que condena a aquellos quienes creen tal falsedad.

¿Por qué es esto así? ¿No es tal condena demasiada severa? ¿Por qué es tan vital lo que uno cree? ¿No es suficiente ser sincero? Sin embargo, ¿cómo se puede ser sincero y creer la mentira de Satanás, en lugar de la verdad de Dios? ¡Seguramente Dios ha dado a cada uno de nosotros la capacidad de saber la diferencia! Por lo tanto, aquellos que rechazan la verdad, ellos mismos se condenan.

Entre las más severos y aterradores versículos en la Biblia, debemos incluir 2 Tesalonicenses 2:10-12. Allí se nos dice que cuando el Anticristo controle la tierra, a todos los que "no recibieron el amor de la verdad" Dios enviará "un poder engañoso, para que crean la mentira, a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad."¿Puede alguien quejarse si Dios les ayuda a creer la mentira a la que ellos insistieron en aceptar? Los condenados son atrapados en la red de su rebelión y han partido a la eternidad con la mentira que ellos amaban. ¡Qué horrible! ¡Pero aún así, qué justo! Cristo murió para salvarnos de tal destino.

Nuestra rebelión contra el Dios infinito requiere castigo infinito que nosotros, como criaturas finitas, nunca podríamos pagar. Seríamos separados eternamente de Dios. Él no podría solamente corregir un error de "contabilidad" en el cielo y perdonarnos, ya que eso violaría Su justicia. Dios amó a la humanidad de tal manera que Él descendió del cielo a través de un nacimiento de una virgen y se convirtió en miembro de nuestra raza para tomar Su lugar en la Cruz, el sacrificio perfecto por nuestros pecados. Habiendo pagado la pena máxima demandada por Su propia justicia, Dios justamente puede perdonar a todos los que admiten su culpa y aceptan el perdón que misericordiosamente ofrece.

Cuando el carcelero Filipense gritó, "Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo?", Pablo y Silas dieron una respuesta sencilla: "cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo" (Hechos 16:31). Seguramente eso significa más que simplemente creer que existió alguien llamado Jesucristo. ¿Quién era Él? Señor significa "Dios"; Jesús significa "Salvador del pecado"; Cristo significa "Mesías", el prometido en las Escrituras. Su nombre mismo indica que Él es Dios que se hizo hombre para morir por nuestros pecados en cumplimiento con las profecías que los profetas de Dios anunciaron.

El Antiguo Testamento repetidamente presenta a Dios como el único Salvador. Ofrece proteger a Israel y salvarlo de sus enemigos y Él también desea salvar a todos los hombres, tanto Judíos como Gentiles, del juicio a que el pecado conduce. Dios declara, por ejemplo, "Mirad a mí, y sed salvos, todos los confines de la tierra: porque yo soy Dios y no hay nadie más" (Isaías 45:22). Así, cuando Cristo dijo que Él había venido "a buscar y a salvar lo que se había perdido" (Lucas 19:10), Él estaba declarando que Él era Dios el Salvador, exactamente el nombre que el Nuevo Testamento repetidamente llama a ambos, Cristo y Dios Padre.

Pablo escribió, "Hermanos, el deseo de mi corazón, y mi oración a Dios por Israel es para salvación.  Porque yo les doy testimonio de que tienen celo por Dios, pero no de acuerdo con un conocimiento pleno.  Pues, ignorando la justicia de Dios y procurando establecer su propia justicia, no se han sujetado a la justicia de Dios. Porque el fin de la ley es Cristo, para justicia a todo aquel que cree" (Romanos 10:1-4). A pesar de su celo por Dios, los judíos se perdieron porque no vinieron a Dios en Sus términos.

Supongamos que uno afirma creer que Cristo murió por los pecados del hombre, pero también desea añadir a sus creencias buenas acciones, confiar en María para que interceda, sufrir en el purgatorio, pertenecer a cierta iglesia o cumplir con ciertas reglas o sacramentos para poder ser salvo, o que Cristo tiene que ser sacrificado nuevamente durante la Misa. ¿Puede esa persona ser salva? La Biblia dice que no. El creer que algo más se debe añadir para lograr la salvación es negar que Cristo pagó la pena en su totalidad, y por lo tanto está rechazando el evangelio. ¿Cómo pueden aquellos que confían en una iglesia para su salvación confiar únicamente en Cristo y en Su obra acabada? ¿Y qué de aquellos quienes están de acuerdo en aceptar la Palabra de Dios basada en la interpretación de una iglesia? ¿Puede decirse que ellos conocen a Dios personalmente y están creyendo solamente en Él?

Muchos quienes afirman "creer en el Señor Jesucristo" han añadido sus propios significados a las palabras aparentemente bíblicas que utilizan. Estas expresiones han fabricado muchos evangelios falsos que generalmente incluyen falsos conceptos de "Cristo", El culto de la llamada Ciencia de la mente, por ejemplo, enseña lo siguiente, "no negamos la divinidad de Jesús, sino más bien afirmamos la divinidad de todas las personas..." Ellos llaman a Jesús un Salvador, pero agregan, "cualquier maestro del mundo (Mahoma, Buda, Freud, etc.) que ayuda a la humanidad a liberarse de la esclavitud material, intelectual o emocional es un 'salvador' espiritual", Sin embargo, Robert Schuller pone una foto de Della Reese, una líder en la Ciencia de la Mente, en la portada de su revista "Posibilidades" y la presenta como una Cristiana.

El Mormonismo enseña que "Dios" (que tiene otro "Dios" sobre él y así sucesivamente hasta el infinito) fue una vez un hombre pecador redimido por un "Cristo" en otro planeta. El "Cristo" de nuestro planeta (hermanastro de Satanás en un mundo espiritual precursor de nuestro mundo actual) fue concebido cuando "el Dios de este mundo" vino a la tierra en su cuerpo físico y tuvo sexo con María. El "Cristo" del Mormonismo no fue un Dios que se hizo hombre, sino una entidad espiritual que vino a la tierra para obtener un cuerpo físico, para así convertirse en un "Dios", una metamorfosis que es la ambición de cada hombre Mormón (las mujeres se convierten en diosas). Para un Mormón, la vida eterna no es un regalo de la gracia de Dios sino que debe ser ganado y culmina en el convertirse en un "Dios", quien crea otro mundo con otro Adán y Eva, con otro Satanás, otra caída, otro Jesús y así sucesivamente, hasta un absurdo infinito.

Y aún así, Robert Schuller presenta a Jack Anderson, quien es un líder Mormón, como invitado especial en su programa de televisión la "Hora del Poder" y lo hace pasar como Cristiano, estando presentes cuatro ex-presidentes (el año es 1991) y el Presidente Bush, todos afirmando ser Cristianos, junto con Billy Graham y otros líderes, alabando a Schuller por su "Hora del Poder". Earl Paulk asimismo llama a los Mormones "Cristianos". El Concilio de la Iglesia de Seattle pidió disculpas a los Indios Americanos por la oposición del Cristianismo a sus prácticas espirituales (es decir, su religión pagana). La "disculpa formal" fue leída a un grupo de Indios por el Obispo Episcopal Robert Cochrane. El Papa Juan Pablo II también ha aprobado el mismo paganismo. El Ecumenismo es atractivo y aterrador.

De acuerdo al Catolicismo, todo el mundo no importa de qué religión sea, es de alguna manera "salvo" a través de alguna asociación mística con la Iglesia Católica Romana. Resumiendo esta doctrina en un popular diario Católico, el Fraile Benjamín Luther escribe, "La Iglesia Católica no ha cambiado ni puede cambiar su enseñanza que es en sí mismo necesaria para la salvación... " Este sacerdote pasa entonces a explicar cómo los Católicos pueden, sin embargo, negar que Roma enseña que fuera de ella no hay salvación. Uno no necesita ser un miembro de la iglesia, pero puede salvarse a través de "alguna forma de participación en la vida de la iglesia. El Papa Pío XII habló de 'enlaces ocultos' que une a no miembros (con la iglesia). Por lo tanto, los Ortodoxos, Protestantes, Judíos, Musulmanes y aún aquellos que siguen las grandes religiones paganas, como los Hindúes y Budistas, pueden participar en la vida sobrenatural, y la gracia, que se encuentra únicamente dentro de los límites visibles de la Iglesia Católica Romana. Así, a través de la iglesia solamente ellos (todos) pueden ganar salvación" (Católico Doble círculo, 8 de Enero de 1969, p. 15). ¡Increíble! ¡Aunque se opongan a la verdad de Dios y persisten en sus prácticas paganas, todas las religiones pueden estar unidas bajo el liderato del Vaticano! ¡Qué configuración tan perfecta para la venida de la religión apóstata mundial bajo el Anticristo!

San Olaf (una Universidad Luterana) en Northfield, Minnesota, ofrece cursos de Islam, Budismo, Judaísmo e Hinduismo. Anantanand Rambachan, un erudito Hindú, quien ha enseñado en San Olaf durante cinco años, sostiene que "el mayor obstáculo a la creación de un entendimiento entre las grandes religiones es la pretensión Cristiana de que hay sólo una manera de ser salvos". Estando de acuerdo con este punto de vista, el pastor Luterano Clark Morphew declara que "la armonía religiosa en todo el mundo (es) obstaculizada por el dogma de que existe 'un sólo camino'". La demanda de Cristo que "nadie viene al Padre, sino por mí" (Juan 14:6) es dejada a un lado por profesantes Cristianos en el nombre de una "armonía religiosa". ¡Tolerancia a la mentira de Satanás se ha convertido en una virtud! Proféticas fueron las palabras de Gorbachov: "La tolerancia es el alfa y la omega del nuevo orden mundial". ¡La verdad deja de ser un factor!

Con el crecimiento de la apostasía y la popularidad de las ideas de la Nueva Era, el ecumenismo y el desprecio por la sana doctrina, incluso entre los evangélicos, las distinciones entre la verdad y la mentira están siendo ignoradas, como si lo que uno cree no tuviera ninguna diferencia después de todo. El mantener la verdad es considerado "negativo" y permitir que aquellos quienes creen falsos evangelios se vayan al infierno, sin decirles la verdad, se considera un acto de "amor". Después de todo, eso es lo que la Madre Teresa, el máximo ejemplo de amar al prójimo, ha estado haciendo durante décadas. ¡En lugar de dar el evangelio a los destinatarios de su caridad, ella ha alentado a los Budistas, Hindúes, Musulmanes, etc., acercarse a sus dioses y ha sido elogiada por líderes evangélicos por haber sido responsable de haber llevado a aquellos bajo su cuidado, desde una cama limpia hacia el infierno!

¡Almas se están perdiendo eternamente! Nunca ha sido más importante que ahora el estar dispuestos y ser capaces de "estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros" (1 Pedro 3:15). ¿Por qué una razón? Porque "la fe" no es ciega; no es un "salto en la oscuridad", sino que se basa en pruebas sólidas. ¿Por qué deben existir pruebas? ¿No es suficiente en simplemente "creer"? ¿Creer en qué? Uno sería un tonto perverso en creer en todo y en cualquier cosa. ¿Entonces, en quién y en qué uno tiene que creer? Obviamente, debe haber una buena razón para creer en "x" y no creer en "y".

El evangelio proclama las "buenas noticias". Tenemos buenas noticias en las cuales nos regocijamos, en las cuales nos emocionamos y nos alegramos, y nos alegramos en compartirlas con los demás. Pero debemos saber cómo explicarlo para que los temas que expliquemos sean transparentes. Se lo debemos a los que nos rodean el presentar el evangelio tan claramente para que así puedan hacer la elección correcta. Y eso incluye refutando profundamente las mentiras de Satanás. Así como Pablo exhorta a Tito, "mostrándote en todo como ejemplo de buenas obras. Demuestra en tu enseñanza integridad, seriedad y palabra sana e irreprensible para que el que se nos oponga se avergüence no teniendo nada malo que decir de ninguno de nosotros" (Tito 2:7-8).

Una de las mayores necesidades en la iglesia de hoy es el entrenamiento en la sana doctrina apologética, no sólo para contrarrestar el ateísmo (que es la verdadera "fe" de algunos), sino también falsas religiones, que han atrapado a muchos más. ¿Por qué tantos jóvenes "pierden su fe" o quedan atrapados en sectas cuando van a la universidad? Se puede decir que los que "pierden la fe", nunca tuvieron fe genuina — no sabían por qué ni en quien creían — o habrían superado cada prueba.

Los padres y madres muy a menudo se preocupan que sus hijos se dejen influenciar por sus compañeros y abandonen su "fe" y hagan el mal. Presión de los compañeros en la escuela, sin embargo, sólo puede destruir una fe que era en sí mismo el producto de una presión ya sea de parte de la iglesia o de la familia y carecía de una razón genuina. Puede haber sido la presión de los padres, cónyuge o amigos a "creer" para obtener su aprobación. O presión de un pastor o un predicador para "seguir adelante" con el fin de ser aceptado en el grupo y disfrutar de los beneficios de membrecía. O podría haber sido la llamada de "venir a Jesús" por razones equivocadas: tal vez para sanidad y prosperidad, en lugar de limpieza del pecado.

Hay muchos cristianos que rechazan el evangelio falso y conocen la verdad, pero tienen miedo de tener su fe cuestionada o desafiada por no Cristianos en el trabajo o en la escuela. Deshonramos a Dios si tememos que nuestra fe no sobrevirá la batalla, que indudablemente va a venir, cuando uno comparte valientemente el evangelio. Cuando yo era un joven en la universidad en California leía todo lo que podía encontrar escrito contra la Biblia de parte de los ateos, agnósticos o escépticos. Mi fe fue fortalecida cuando vi los argumentos lamentables que existían en comparación a la verdad de Dios. Tenemos que poner lo que creemos a la prueba, sobre todo en la vida diaria, viviendo triunfante en Él, en lugar de en uno mismo.

No tiene importancia qué tan inteligente seamos nosotros, sino lo que realmente cuenta es que si lo que creemos es la verdad. Nuestro Señor prometió, "Si ustedes permanecen en mi palabra serán verdaderamente mis discípulos;  y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres" (Juan 8:31-32). Debemos contrarrestar el temor a que otros nos puedan avergonzar, cuando proclamemos el Evangelio, con la libertad que ofrece el liberarnos del poder del pecado para engañarnos y atraernos. Lo que realmente creemos, no sólo determina nuestro destino eterno, sino también nuestra conducta aquí y ahora. Por lo tanto, la verdad de Dios nos guarda del mal.

Cuando yo tenía 18 a 20 años y estaba en las fuerzas armadas durante la segunda guerra mundial, vi a los que me rodeaban disfrutar de todo pecado imaginable, y trataron de persuadirme para unirme a ellos. Sin embargo nunca estuve tentado en lo más mínimo a unirme a ellos. ¿Me elogio a mí mismo por tal acción? No, porque según lo que yo creía acerca de las consecuencias eternas de tal conducta hubiera sido un tonto, si hubiera participado en ese comportamiento. Lo que usted y sus hijos hagan depende de lo que cada uno realmente cree.

Toda una generación se está perdiendo debido a un falso evangelio psicológico de autoestima y la falta de sana enseñanza doctrinal que explica la razón por la cual, el camino de Dios es lo mejor. Y son estas falsas enseñanzas que están robado a la gente de la verdad, la verdad por la cual vale la pena vivir y morir. Seamos "amantes de la verdad" y testigos eficaces con nuestros labios y nuestras vidas por nuestro maravilloso Salvador. ¡Sea entusiasta y audaz! ¡Qué buenas noticias de la libertad en Cristo tenemos que proclamar a aquellos quienes están esclavizados por las mentiras de Satanás!

___________________________________________________________
SABER LO QUE CREEMOS Y POR QUÉ
T.A. McMahon
Noviembre 2017
Título en Inglés: “Knowing What We Believe and Why”

Menú Principal

Escuchenos en Vivo

Radio la Familia, todos los sábados a la 01:00 pm, hora del Perú

Clic aquí