T. A. McMahon | Diciembre 1, 2019


“También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos…” (2Timothy 3:1-2).

La Escritura anterior es una profecía. Es algo que se puede documentar claramente que se está cumpliendo en nuestros días, que son sin duda los "últimos días" antes del regreso de Jesucristo. Los "tiempos peligrosos" han entrado en la arena religiosa y secular de nuestros días. El discernimiento bíblico ha sido casi abandonado en la iglesia. El odio entre los que normalmente son civiles ahora parece desenfrenado. La crueldad política a través de las líneas partidistas no tiene precedentes. Se está alabando la legislación pro-aborto. Sin embargo, esos son sólo algunos de los efectos "peligrosos" de amarse "a sí mismos".

El segundo capítulo de Timoteo 3 de los versículos 2 al 13, nos dice aún más: “ … avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella … así también éstos resisten a la verdad; hombres corruptos de entendimiento, réprobos en cuanto a la fe… (Estos) malos hombres y los engañadores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados”. Uno no puede separar estos pecados de la implementación agresiva del amor a uno mismo, es indudablemente la inevitable consecuencia.

El amor de “sí (uno) mismo” siempre ha estado en el corazón del pecado. Primero nos damos cuenta en el cielo. Lucifer declaró: "sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo” (Isaías 14:14). Entonces promovió esa auto-deificación a Eva: "... Seréis como dioses" (Génesis 3:5). Puesto que el amor propio ha estado en la raíz de los problemas del pecado de la humanidad desde el principio, ¿por qué entonces la Palabra de Dios hace un enfoque especial de esto, en los "últimos días"? Existe una o dos razones acerca de eso.

Durante los tres cuartos de siglo de mi vida, los vientos del cambio han soplado furiosamente. La actitud prevaleciente en mis primeros años fue que el egoísmo nunca fue considerado como una notable cualidad social o como un don beneficioso. Rara vez alguien disfrutaba de la compañía de aquellos que eran todos acerca de sí mismos. Ahora vayamos a la década de 1960. Mis contemporáneos en mis últimos años de mi adolescencia transformaron la cultura en los Estados Unidos, aparentemente de la noche a la mañana, dejando de considerar el desinterés como una virtud y cambiándole el significado a “La década de yo mismo”, por el escritor Tom Wolfe, y la "cultura del narcisismo" como lo observa el historiador Christopher Lasch. Esto se hizo obvio a casi todo el mundo.

¿Cómo ha podido tener lugar un cambio tan drástico en la cultura tan rápidamente? Las contribuciones son muchas, desde una clase media próspera que nutrió a los hijos autoindulgentes hasta los auto buscadores espirituales que tratan de descubrir su "verdadero yo" (principalmente a través de drogas que alteran la mente). El misticismo oriental parecía legitimar su búsqueda espiritual, y la versión occidental homogeneizada conocida como el “Movimiento de la Nueva Era”, lo hizo aún más popular. Sin embargo, la base (aunque sea de arena) para su asombroso crecimiento, fue la pseudo-ciencia de la psicoterapia, comúnmente conocida como asesoramiento psicológico.

Además, la relación de la psicoterapia con las religiones orientales fue hecho notar hace décadas por la publicación “La Psicología de Hoy en Día” (Psychology Today), que declaró que las creencias espirituales orientales "... parecen estar avanzando gradualmente como psicologías, no como religiones. El erudito religioso Jacob Needleman estuvo de acuerdo: "Un gran y creciente número de psicoterapeutas están ahora convencidos de que las religiones orientales ofrecen una comprensión de la mente mucho más completa que cualquier otra cosa que la ciencia occidental pueda otorgar". Agregó que los gurús que han invadido el Occidente están comunicando sus conceptos espirituales en el lenguaje de la psicología moderna.

El extraordinario énfasis “en uno mismo” es el denominador común. El misticismo oriental y la psicología son dos variantes del concepto “de sí mismo.” El objetivo supremo del Hinduismo, el Budismo y otras variantes del misticismo oriental es la autorrealización, es decir, darse cuenta del destino final de uno, que es la divinidad. La autorrealización es la contraparte de la psicología, teniendo como objetivo el "auto cumplimiento," es decir, el realizar el potencial propio, lo que conduce a la auto-deificación. Ninguno de éstos es científico sino que ambos son aspiraciones religiosas.

La psicoterapia, al igual que el Budismo, es atea, y la mayoría de sus practicantes también son ateos. El rechazo de Dios deja a los consejeros con una sola opción para solucionar los numerosos problemas en la vida de sus clientes, el énfasis en “el sí mismo”. La creencia fundamental del consejero secular es que el “ser” es innatamente bueno y por lo tanto contiene lo que se necesita para resolver los problemas que perturban a la humanidad. ¿Es inherentemente bueno? Si no es así, entonces uno mismo no puede arreglarse solo. Como dice el dicho, un leopardo no puede cambiar sus manchas. Del mismo modo, si lo maligno está dentro de la composición de uno mismo, entonces uno no puede liberarse de ésto.

La Palabra de Dios, por otra parte, revela la verdadera naturaleza del hombre: "Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá? Yo Jehová, que escudriño la mente, que pruebo el corazón, para dar a cada uno según su camino, según el fruto de sus obras” (Jeremías 17:9-10). "Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias” (Mateo 15:19).

Sólo Dios conoce el corazón. Además, como nuestro Creador, solamente Él puede cambiar el corazón de una persona. Ese cambio sólo puede ocurrir a través del nuevo nacimiento de una persona, es decir, nacer de nuevo (Juan 3:3-12). "Incluso cuando estábamos muertos en pecados, [Dios] nos dio vida juntamente con Cristo, (por gracia sois salvos)..." (Efesios 2:5).

La creencia de que la psicoterapia puede remediar los problemas del comportamiento de la humanidad, es un horrible engaño. En la práctica es totalmente destructivo. ¿Por qué? ¡Porque los problemas están relacionados con el pecado! Los psicólogos clínicos no pueden ir allí, aún si algunos pueden reconocer la relevancia del pecado. Además del hecho de que están indefensos por no poder hacer nada sobre el pecado; las licencias de asesoramiento de psicólogos, con frecuencia les prohíben agregar el reconocimiento de ese tema a su práctica. Así que están atrapados con la imposibilidad de tratar de hacer el concepto de “sí mismo” como la “solución” para sus clientes.

¿Qué pasa entonces con los "Psicólogos Cristianos"? Cualquiera que tome ese título y practique con esa mentalidad, en realidad, no solo está inmerso, sino que también es un proveedor de contradicciones absolutas. La llamada sabiduría del hombre no puede reconciliarse con la Palabra de Dios. "La carne no se beneficia de nada" (Juan 6:63). Introducir conceptos psicoterapéuticos de las mentes pervertidas de los hombres (si tiene dudas, ¡debe leer sus biografías!) como Freud, Jung, Rogers, Maslow, y similares, es similar a añadir cianuro a un pozo de agua pura. Eso es lo que es la psicología "Cristiana". No tiene nada que ofrecer más que la corrupción de la verdad bíblica mezclada con las falsas teorías de los "profesionales". Además, añadir la designación "Cristiana" a la psicología, se acerca a lo que puede llamarse blasfemia; es una distorsión flagrante de lo que el Dios de la Biblia ha declarado, y especialmente la suficiencia de la Escritura: "Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia” (2 Pedro 1:3).

De toda la levadura que los psicólogos Cristianos han inducido a los Cristianos a aceptar, la más destructiva espiritualmente, creo yo, es la enseñanza básica de la psicología: “el yo” (el sí mismo). Durante los años 70 y 80, numerosos libros escritos por consejeros psicológicos Cristianos inundaron la iglesia. Los predicadores evangélicos de mucha influencia, rápidamente hicieron eco de sus enseñanzas, muchos creyendo que los "doctores" de la psicología hablaban de una ciencia. Aunque tal vez no supieran que la psicoterapia comprende teorías completamente subjetivas, que no tienen nada que ver con la ciencia, sin embargo no pudieron ser Bereanos al no comparar las enseñanzas de los "profesionales" con las Escrituras.

Lo que ha surgido son nuevas doctrinas en el Cristianismo que se están cumpliendo en nuestros días como lo indica la profecía de 2 Timoteo 3:1-2. ¿Cuáles son esas doctrinas nuevas y bien aceptadas? Amor propio, autoestima, autoimagen, auto aceptación, etc., etc. Dos de los principales defensores de estas herejías en los años 70 y 80 fueron el Dr. James Dobson y Robert Schuller. Schuller escribió “Autoestima: La Nueva Reforma,” que fue enviada gratis a 250,000 pastores por todo los Estados Unidos. En ese libro, declaró: "El pecado es cualquier acto o pensamiento que me roba a mí mismo o a otro ser humano de su autoestima" (p.14). Aclaró además su ejemplo blasfemo de autoestima en “Vivir positivamente cada día: Jesús sabía su valor; su éxito alimentado su autoestima... Sufrió la cruz para santificar su autoestima. Y llevó la cruz para santificar vuestra autoestima" (pág. 201).

El Dr. Dobson, manteniéndose firmemente arraigado en su conocimiento de psicología, acepta el concepto de “sí mismo” como la solución a los problemas de conducta de la humanidad: "Si pudiera escribir una receta para las mujeres del mundo, proporcionaría a cada una de ellas una dosis saludable de autoestima y valor personal (tomado tres veces al día hasta que los síntomas desaparezcan). No tengo ninguna duda de que esta es la necesidad más prevalente”. Esos puntos de vista están totalmente opuestos a lo que la Biblia enseña, y, trágicamente, son ampliamente aceptados hoy en día a lo largo del mundo Cristiano.

En los últimos tiempos, la tragedia se ha agravado. Se han producido eventos desgarradores, que han persuadido a aquellos que han sido profundamente afectados por tales incidentes al recurrir a la comunidad de salud mental en busca de soluciones. Los incidentes a los que me refiero son suicidios. No tengo experiencia personal con nadie cercano a mí que se haya suicidado. Sin embargo, tengo una gran experiencia con respecto a cómo operan los profesionales de salud mental. Mi padre era psiquiatra y jefe de un hospital psiquiátrico. Varios de mis parientes ocupaban varios cargos en instituciones psiquiátricas. Crecí en una comunidad de salud mental. Necesito mencionar mi experiencia en esto, porque tengo mucha compasión por aquellos que sufren de trastornos mentales, que incluye no sólo a personas en general, sino también a los propios practicantes. En cuanto a esto último, los psiquiatras sufren seis veces el número de suicidios en comparación con la población general. El proverbio, "Médico, sánese a sí mismo" viene a la mente, pero los practicantes no pueden sanarse a sí mismos ni a los demás. Los conceptos psicoterapéuticos del "yo" exacerban los problemas mentales de los consejeros, en lugar de resolverlos.

Estoy agradecido por las palabras de consuelo de Greg Laurie por la familia afligida y amigos de su pastor de consejería Jarrid Wilson, el joven que recientemente se suicidó. Laurie señaló que no fue lo último que hizo Jarrid antes de morir lo que determinó su salvación, sino lo que Jesús hizo. Esa es la seguridad de que estoy seguro de ministrar a la esposa de Jarrid, Juli, y a sus dos hijos pequeños. Es la seguridad bíblica que todos tenemos si hemos creído en nuestro Señor y en el único Salvador que pagó la pena completa por el pecado de todos: pasado, presente y futuro.

¿Por qué, entonces, llamo yo a lo ocurrido una tragedia, y cómo es tan agravante? El suicidio es un acto trágico. No es necesariamente trágico para el que se quita la vida, sino por el dolor y la angustia que causa a los seres queridos que se quedan atrás. Cualquiera que sea la razón por la cual la persona haya cometido tal acto, no excusa ni disminuye el dolor emocional que causa a los demás. Es agravado por aquellos quienes aprueban, fomentan o ratifican la forma psicológica como la solución o ayuda suplementaria para la curación de problemas mentales y emocionales de la vida. Esa ha sido la respuesta de Rick y Kay Warren tras el desgarrador suicidio de su hijo en 2013. Jarrid Wilson, como pastor de asesoramiento de Harvest Christian Fellowship de Greg Laurie, fue un firme defensor de buscar ayuda para la depresión de profesionales de la salud mental. Lo que ha agravado la tragedia de la muerte de los dos jóvenes, es que dos de los pastores más influyentes en los Estados Unidos han incentivado o incitado intencionalmente o posiblemente involuntariamente a Cristianos a buscar ayuda mental donde sólo existe “el engaño de una ayuda”.

¿Cómo puedo decir eso responsablemente? No solamente yo sé de las supuestas soluciones que ofrecen los profesionales, sino que también sé que sus "soluciones" se oponen diametralmente a lo que enseña la Palabra de Dios. Si nuestro Creador, que solo conoce los corazones y las mentes de Sus seres creados, ha dejado la solución de los problemas de vida de la humanidad a la "sabiduría" de la humanidad caída, entonces no hay esperanza para nadie.

Como creyentes, no sólo tenemos esperanza, sino que también se nos han dado instrucciones: "Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca” (Mateo 7:24-25). "Porque ¿quién entendió la mente del Señor? ¿O quién fue su consejero?” (Romanos 11:34).

Además, Dios también ha proporcionado la capacidad de llevar a cabo Sus instrucciones por Su Espíritu Santo: " Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo” (Romanos 15:13).

Lamentablemente, una respuesta demasiado común es: "Bueno, intenté vivir de acuerdo a la Biblia, pero no resultó para mí". Si ese es el caso para todos, entonces Dios nos ha engañado. Además no podríamos expurgar lo maligno que es contrario a lo que la Biblia enseña. Es más, la Palabra de Dios no debe ser verdaderamente suficiente, como dice ser (Hecho 20:20, 27; 2 Corintios 9:8; 2 Timoteo 3:16-17; Santiago 1:2-4; 2 Pedro 1:2-4); si sus instrucciones no son realmente viables, entonces, ¿debemos dirigirnos a otro lado…?

La decisión de Wilson de quitarse la vida, no fue evitada por el asesoramiento psicológico que buscaba y que otros ahora están recomendando. De hecho, es trágico que Warren, Laurie y muchos otros pastores alimenten y/o consuman una mezcla de la Biblia y la psicología que los desnutrirán espiritualmente en el mejor de los casos y socaven su confianza en las Escrituras en el peor de los casos. Esto es en desobediencia directa al mandamiento de nuestro Señor dadas a Pedro, en cuanto a alimentar a Sus corderos, Sus ovejas (Juan 21:15-17). Ese alimento es el único alimento verdadero.
Sabemos muy bien que "No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios” (Mateo 4:4). Aquellos que han sido llamados a ser pastores por el Señor, son responsables de proteger al rebaño de Dios de los peligros de las teorías psicológicas derivadas del hombre, centradas en el hombre y otras terapias auto orientadas, que componen los intentos fallidos del mundo para aliviar los problemas mentales y emocionales. También deben exhortar a los que están en el proceso de ministrar a otros según Gálatas 6:2: “Sobrellevad los unos las cargas de los otros…” este versículo es en plural indicando que el ministerio del uno al otro es una función de todo el cuerpo por medio de la Palabra de Dios y habilitado por Su Espíritu Santo. No es designado solo para un individuo.

El suicidio de Jarrid Wilson debería ser una llamada de atención para la iglesia. Debemos atenernos a "la fe que una vez fue entregada a los santos", por la cual los creyentes han encontrado un caminar aún más cercano y poderoso con el Señor al volverse hacia Él, confiando en Él a través de las dolorosas circunstancias y emociones que ocurren en la vida. Jesús es "el camino, la verdad y la vida" (Juan 14:6). ¿De qué manera el buscar en otro lugar puede beneficiar la vida de un creyente en Cristo? "Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos” (Gálatas 5:24). "Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús” (Filipenses 4:7). "Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo” (1 Corintios 2:16). "Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él; arraigados y sobreedificados en él, y confirmados en la fe, así como habéis sido enseñados, abundando en acciones de gracias” (Colosenses 2:6-7).

¿Es alcanzable lo que esos versículos ofrecen? ¿No son los creyentes nuevas criaturas en Cristo (2 Corintios 5:17)? ¿No deberíamos estar “derribando imaginaciones” y “llevando al cautiverio todo pensamiento a la obediencia de Cristo"? Eso constituye la única verdadera salud mental. Si eso está fuera del alcance de los creyentes, entonces el Cristianismo bíblico es un fraude, y no tenemos esperanza.

Por el contrario, creo que lo que está escrito en la Palabra de Dios viene con una garantía: Si hacemos las cosas a la manera de Dios, aunque las luchas con nuestra carne probablemente se producirán, las condiciones sin embargo funcionarán para Su gloria y para nuestra bendición, aunque de diferentes maneras de lo que podríamos haber imaginado. Hacer las cosas a la manera del mundo garantiza el fracaso. Además, la tragedia se agrava cuando otros que desean seguir a Jesús pueden también ser engañados.

TBC


TRAGEDIA AGRAVADA
Diciembre 1, 2019
T. A. McMahon

Título en inglés: “TRAGEDY COMPOUNDED”